Blog

Nuestra opinión sobre emprender: 5 puntos positivos y 5 negativos

En este post vamos a exponer brevemente 5 razones por las que emprender mola y otras 5 por las que no mola tanto basándonos en nuestra propia experiencia con KARCAJ. ¡Vamos a ello!

5 PUNTOS POSITIVOS DE EMPRENDER:

  • Eres tu propio jefe. Se acabó eso de tener una persona respirando en tu nuca, los horarios y el rendir cuentas a alguien que en la mayoría de los casos no entiende ni valora tu trabajo.
  • Aparece tu mejor versión. Salir de tu zona de confort y enfrentarte a un reto tan importante como el que supone emprender hará que tu productividad y rendimiento se eleven al punto más alto de tus capacidades.
  • La satisfacción de demostrar que se puede. ¿A quién no le gusta cerrar bocas? Cuando las cosas salgan bien, aparte de la enorme satisfacción personal que ello conlleva, será tu momento de ajustar cuentas con toda esa gente que no sólo no te apoyó, si no que se hartó de decirte el error que estabas cometiendo al emprender. Pues bien, en ese momento experimentarás una sensación única, reservada en exclusividad aquellos valientes que se atrevieron a dar el paso. Y si sale mal, el aprendizaje será tan bestia que siempre saldrás reforzado de la experiencia.
  • Adiós a la rutina. Si eres una persona que necesita desafiarse a sí misma constantemente, disfrutarás emprendiendo. Te podemos asegurar que no te vas a aburrir.
  • Aprendes a valorar debidamente a todos aquellos que emprendieron y triunfaron en su intento (y también a los que fracasaron). Te quitarás el sombrero ante todas aquellas personas que tienen su propio negocio por pequeño que sea, y que, en la mayoría de casos, nunca antes nos habíamos parado a pensar en el mérito que ello implica. ¡Aplausos!

5 PUNTOS NEGATIVOS DE EMPRENDER:

  • La falta de apoyo real. Cuando emprendes te quedas solo ante el peligro, no cuentes con que te van a echar un cable porque en la mayoría de casos no será así. Sólo unos pocos te animarán de verdad a que te la juegues y te brindarán su ayuda sin pedir nada a cambio, esos son los que realmente quieren tu felicidad. El resto estarán deseando que fracases para decir “¡te lo dije!”. Y si te sale bien la jugada, nada de felicitaciones, su comentario será el de “¡vaya suerte ha tenido!”.
  • La incertidumbre. Vivirás en una incertidumbre constante sobre el desarrollo de tus planes. Una montaña rusa de subidas y bajadas formará parte de tu vida a partir de ahora. Si no estás listo para vivir una situación permanente de inestabilidad, no te montes en esta atracción llamada emprender, de lo contrario te marearás en la primera curva.
  • Los imprevistos. Hilando con el punto anterior, debes estar mentalmente preparado para todo tipo de cambios de guion y situaciones inesperadas si no quieres que tu proyecto, que con tanta ilusión empezaste, se desvanezca a las primeras de cambio. Pivotar continuamente es la razón principal por la que nosotros seguimos aún peleando. Si no estás dispuesto a ello, el desenlace en el 99% de los casos será fatal.
  • Dificultades económicas. En algún momento tu cuenta bancaria se va a resentir, por no decirte que los malabarismos económicos para mantener tu negocio a flote van a ser una constante. No es fácil sacrificar una cierta posición económica por alimentar un proyecto que muchas veces te da la sensación de que sólo tú crees en su éxito.
  • Disponibilidad 24/7. El punto negativo de no tener horarios fijos para trabajar desemboca en que tampoco tienes horas de total desconexión del trabajo. Hay que intentar establecer unos límites para no estar siempre en “modo trabajo” y así poder descansar o realizar otras actividades, pero no siempre es tarea fácil, de hecho es algo bastante complicado de ejecutar al emprender. Hay indicios de que la traducción de ‘workaholic’ al castellano es ‘emprendedor’.

CONCLUSIÓN

En nuestra opinión, emprender tiene más puntos positivos que negativos, pero hay que tener claro que en ningún caso es un camino de rosas. Si eres emprendedor o tienes ganas de emprender, ¡ánimo!; el que no arriesga no gana.